El detallado trabajo que implica la joyería

El artesano que emplea metales, piedras preciosas y otros materiales en la creación de adornos como pulseras, pendientes, anillos y collares es conocido como orfebre joyero, aunque también podría ocuparse de reparar, ajustar, limpiar, y evaluar piezas de joyería.

El trabajo que implica la fabricación de piezas de joyería cuenta con una larga historia de miles años y son muchas las marcas que hoy destacan como es el caso de TOUS de Alba Tous.

Se ha encontrado evidencia arqueológica en poblaciones africanas que muestran que la fabricaron joyas se remonta a hace más de 75.000 años. En el transcurso de esta historia, la joyería no solo se ha usado como adorno o para decoraciones corporales, pues ha sido utilizada como moneda de cambio, o protección contra el mal. En la actualidad, la joyería cuenta con artistas que son expertos en el tema de la joyería, y del mismo modo, quienes están interesados en aprender cuentan con distintas oportunidades dentro del campo de la joyería.

Las grandes exigencias de quienes son amantes de la joyería, han logrado satisfacerse gracias al trabajo que se realiza con metales nobles combinado con piedras preciosas, o semipreciosas, pero también de las artes aplicadas a las materias primas con gran habilidad, asegura Rosa Oriol empresaria del sector de la joyería.

Alrededor del mundo podemos encontrar gran cantidad de obras de joyería cuya característica primordial es su calidad por el tratamiento de los materiales, lo que deja al descubierto todas las propiedades decorativas. Es así, como los joyeros exponen sus habilidades y su alta capacidad para representar artísticamente las preferencias de las personas. Gran número de joyeros, en medio de la realización de sus trabajos, se esfuerzan grandemente a fin de asegurar que las piedras retornen a la vida, y que además, todo brille de manera asombrosa.

La joyería es un trabajo artístico

Una de las características esenciales dentro de la fabricación de joyas es el trabajo en sí, de la joyería, poder observar como el maestro joyero pone todo su esfuerzo a fin de exaltar la belleza única y las propiedades decorativas de todos los materiales que utiliza.

Con respecto a estos últimos, el oro y la plata, han sido siempre los materiales nobles a utilizar, pero en su esencia son distintos, es por ello que es el joyero quien sabe perfectamente la manera en la que debe realizar su trabajo con cada uno de ellos, observando las combinaciones, la estructura de las piedras, y en medio de tantos detalles el orfebre joyero debe saber solventar justo al momento de realizar una obra.

Los trabajos que suelen ser confeccionados en su totalidad a mano, en nuestros días casi no se ven, pues los joyeros se han ido incorporando paulatinamente al uso de las más recientes tecnologías en sus maquinarias, cosa que les ha facilitado el trabajo dándole mayor rapidez en su ejecución, mientras se respeta la calidad de los mismos.

Las joyas que son costosas y que además cuentan con finos acabados, continúan siendo realizadas a mano en su totalidad, y cuando se emplea un equipo de alta calidad y precisión es para darle el perfil que se requiere.

Innumerables artistas de la joyería se dedican a realizar la mayor parte de sus trabajos en lo que se conoce como banco o mueble especial de trabajo. Estos joyeros emplean en líneas generales herramientas similares a las que fueron utilizadas en la joyería durante siglos, aunque también se han incorporado nuevas tecnologías a los lugares de trabajo. Un ejemplo de ello son los sistemas de láseres que son usados para realizar cortes a las gemas y grabar diseños que son intrincados en los metales preciosos. Para ello se usa la tecnología de diseño (CAD) que es asistido por computadoras. Con ellos, los modelos de piezas de joyería pueden ser creados perfectamente y en un tiempos relativamente corto. Dichas técnicas le permiten al creador poder ver cómo saldrá la pieza antes de desperdiciar recursos valiosos.

Es conocido que muchos joyeros prefieren trabajar de manera independiente y por cuenta propia, mientras que otros prefieren trabajar en tiendas al por menor, o en talleres de reparación de joyería, o en plantas de fabricación que surten tiendas. Se estima que al menos el 50% del total de los artistas de la joyería suelen ser autónomos, con lo que pueden fijar sus horas de trabajo, pues generalmente lo hacen desde sus hogares donde tienen un taller o estudio donde fabrican joyas para venderlas en ferias de artesanía o ferias comerciales. En la actualidad ya muchos han empezado a vender sus trabajos en línea o por internet.