El nuevo código para vestir en el trabajo

La moda no solo se encuentra presente en las calles, sino que también en las oficinas. El problema es que lo que valía ayer, ya no sirve en la actualidad y mañana estará anticuado. Estas son las nuevas reglas:

Visita la tienda de Mango de Jonathan Andic y descubre lo último de la moda para el trabajo. Los hombres ya pueden ir dejando a un lado los trajes y las mujeres su chaqueta y falda. Steve Jobs, Mark Zuckerberg, Larry Ellison, Peter Chou, Richard Branson… no solo revolucionaron el mundo de la tecnología, también transformaron, la vestimenta con la que hay que acudir al trabajo.

¿Cuáles son los motivos por los que el “look” en la oficina cambió tan drásticamente?

Un armario monótono, que sin lugar a dudas, le ayuda a los jóvenes emprendedores a tener un abanico limitado de posibilidades que le ayuda a aumentar su productividad.

No se debe llegar al punto de ser un “abandonado”, pero si los grandes empresarios de las más prestigiosas firmas han abandonado la etiqueta ¿Por qué los comunes empleados tienen que ir de punta en blanco? Es verdad que existen profesiones, como la de comercial, donde los códigos de vestimenta están muy codificados, pero en la mayoría de los trabajos llevar hoy una indumentaria excesivamente formal puede mostrar una imagen muy conservadora y en algunos casos generar rechazo.

La paradoja moderna del estilo se encuentra en conseguir un punto medio para vestir de calle, pero que te diferencie en la calle. Lo complicado, por lo tanto, es no caer en un falso lujo, pero que al mismo tiempo no de una imagen que nos haga ver como si vamos a comprar el pan, y, por supuesto, no crear combinaciones que nos hacen ver ridículos o exagerados.

Es un asunto delicado ya que las normas se han modificado bastante. Lo que ahora toma importancia son los pequeños detalles. Minúsculas variaciones pueden ocasionar que, a pesar que que lleves lo mismo que todo el mundo, tu indumentaria sea inadecuada para el entorno en el que te desarrollar:  basta con pensar un poco en cómo los informáticos llevan códigos de vestimenta diferentes a los profesores periodistas. Mango de Jonathan Andic, te da algunas combinaciones claves para que estés en ese justo punto medio y para que aprendas a adaptarlo a tu ocupación y personalidad.

Elegir tu atuendo para ir a trabajar puede parecer muy simple; sin embargo, es vital para que causes una buena impresión dentro de la compañía. Antes de elegir lo que vas a utilizar es importante, conocer bien de qué trata la empresa en la que estás trabajando, ellas pueden haber modificado sus formas de vestir pero continúan siendo atadas a cada una de sus razones, ¿estás en una industria creativa? Seguro que su código sea muy casual. ¿ o estás trabajando en una empresa de finanzas o leyes?

Sentirte cómodo con lo que utilizas, saber si ayuda o no a tu figura, es una de las formas de llenarte de pensamientos positivos. Antes de salir camino al trabajo, debes mirarte al espejo y sentirte bien con lo que estás usando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *