Tras un diagnóstico de cáncer, estos consejos pueden ayudar a sobrellevar la situación

En ese momento en el que un paciente se da por enterado que tiene cáncer, es normal que se convierta en una noticia difícil de asimilar, situación que puede causar ansiedad, temor, o que se sienta abrumado al preguntarse cómo afrontar de allí en adelante sus días.

Lo primero que se debe hacer es ir por el diagnóstico de cáncer, y tratar de obtener la mayor cantidad de información básica que sea útil y de esta manera se puede tomar algunas decisiones sobre la atención. Así mismo, tomar nota de todas las inquietudes que nos surjan para manifestarlas a los especialistas.

Una de las cosas que mayor soporte emocional crea es llevar a las consultas a un familiar o amigo durante las primeras citas médicas, pues además nos ayudara a recordar de mejor manera lo que te dicen. Un aspecto que es recomendable considerar, es cuánto se desea saber sobre el cáncer ya que algunas personas prefieren conocer la mayor cantidad de información y los detalles a fin de tomar decisiones, mientras que otras prefieren conocer tan solo la información básica, dejando los detalles y las decisiones en manos de los especialistas.

En medio de un diagnóstico de cáncer, se deben mantener abiertas las vías de comunicación, y que estas sean honestas ya que de esta manera será posible dialogar con los seres queridos, médicos y con otras personas. Suele suceder que un paciente que se ha diagnosticado con cáncer se sienta particularmente aislado si las personas intentan protegerlo de las malas noticias o si él mismo intenta aparentar que es muy fuerte. Expresar las emociones propias y la de los familiares los fortalecerá.

Un aspecto que se debe mantener presente es que se avecinan cambios físicos, por lo que antes de iniciar el tratamiento, lo mejor será ir planificando los cambios. Para ello se le pregunta al médico, ya que si los medicamentos provocarán la caída del cabello, es recomendable la ayuda de expertos en imagen sobre vestimenta, maquillaje, pelucas y postizos, y de esta manera podrás sentirte más a gusto. En líneas generales los seguros ayudan con el costo de las pelucas, prótesis y otros dispositivos adaptativos.

Con respecto a esta enfermedad y al tema de los cambios, los miembros de un grupo de apoyo podrían ser particularmente útiles ya que pueden ofrecer sugerencias sobre cosas que los han ayudado a ellos y a otras personas.

No se debe dejar a un lado de qué manera el tratamiento va a repercutir en las actividades diarias. En cuanto a esta inquietud, es razonable preguntar al médico si se puede continuar con la rutina normal ya que es posiblemente que se deba pasar gran tiempo en el hospital o continuamente se tengan citas médicas. Si el tratamiento requiere una ausencia constante de las actividades habituales, entonces se debe planificar.

Un aspecto que se tiende a obviar es llevar un estilo de vida saludable, y es sumamente importante ya que mejora el nivel de energía. Se debe optar por una alimentación que sea saludable y contenga gran variedad de alimentos. Además, se debe descansar lo suficiente a fin de controlar el estrés y la fatiga producida por el cáncer y su tratamiento.